Ecuador recibirá USD 36,8 millones para promover el …
Los emprendimientos de Riobamba aprovechan las oport…
El retorno a la jornada laboral presencial desde el …
Médicos bolivianos van a paro por salarios impagos y…
Empresarios creen que retorno al trabajo presencial …
Colombia vuelve a rozar las 600 muertes diarias de covid-19
Ambato se mantendrá en semáforo epidemiológico amari…
Disneyland Paris reabre sus puertas tras el cierre m…

Detenido un youtuber en Ruanda por negar el genocidio de 1994 e ‘incitar al separatismo’

Las autoridades informaron sobre la detención del youtuber Aimable Karasira, quien ha emitido videos en los que cuestiona el genocidio en Ruanda. Foto: Captura de pantalla YouTube

Las autoridades de Ruanda han anunciado la detención de un conocido ‘youtuber‘ del país por negar el genocidio de 1994, en el que fueron masacrados más de 800 000 tutsis y hutus moderados, así como por “incitar al separatismo“.

La Oficina de Investigaciones de Ruanda (RIB) ha indicado a través de su cuenta en la red social Twitter que Aimable Karasira “lleva días comentando en redes sociales sobre el genocidio (…) y afirmando que no estuvo planeado y que azuzó las divisiones entre los ruandeses“.

Así, ha resaltado que ha sido imputado en línea con la Línea Sobre Crímenes Ideológicos del Genocidio, al tiempo que ha advertido que “cualquiera que acuda a las redes sociales para cometer crímenes será castigado“. Karasira se expone a una pena de más de 10 años de cárcel.

El youtuber afirmó en mayo que el gubernamental Frente Patriótico Ruandés (FPR), liderado por el presidente, Paul Kagame, estaba incitando al odio en el país y puso en duda hechos históricos del genocidio.

La detención ha tenido lugar después de que el presidente de Francia, Emmanuel Macron, realizara una histórica visita a Kigali, desde donde reconoció la “responsabilidad abrumadora” del país europeo en el genocidio, si bien destacó que París “no fue cómplice” de las matanzas.

Alrededor de 800 000 ruandeses, la inmensa mayoría de ellos tutsis y hutus moderados, fueron asesinados por extremistas hutu durante cerca de tres meses en 1994. A día de hoy todavía se están descubriendo fosas comunes, especialmente desde que los condenados que han cumplido sus penas han aportado información sobre el lugar en el que enterraron o abandonaron a sus víctimas.